Terapia Manual

 

La Terapia Manual se basa en una evaluación completa del sistema músculo-esquelético del paciente. Esta evaluación está dirigida a determinar la disfunción que presenta el paciente desde el punto de vista articular o muscular. Debemos aplicar la Terapia Manual siempre y cuando nos lo permita la lesión del paciente. Después de la valoración, proponemos un tratamiento encaminado a la solución de la patología músculo-esquelética. 

 

La intervención terapéutica incluye un amplio abanico de técnicas. Dados los conocimientos que tenemos, aplicamos técnicas de movilización articular activa (Método Mulligan y Maitland), manipulación articular, estiramiento muscular, masaje descontracturante con participación activa del paciente (Terapia Miofascial), estiramientos neurales y ejercicios destinados a una mejora de la estática y del movimiento del paciente.

Los estudios realizados recientemente sobre movilización neural determinan la necesidad  que tiene las estructuras nerviosas periféricas de una correcta amplitud de deslizamiento tridimensional a lo largo de las fascias y músculos del cuerpo. De ahí la gran relevancia clínica que poseen todas las disfunciones posturales en este adecuado deslizamiento. Es necesario su tratamiento para la solución de los dolores post-ciatalgia o post-cervicobraquialgias.